Goofy y la serie Goofy How To al completo

Al principio Disney creó a Goofy como el compañero de aventuras de Mickey Mouse. La idea de la pareja masculina, torpe, de gran corazón y simpático, que hiciese de contrapunto al propio Mickey. Con el tiempo, le dieron libertad a Goofy, que empezó a tener sus propios trabajos de protagonista, explotando los defectos que como virtudes tenía el personaje. Lo que no tenía pensado el estudio era desarrollar una serie que respondiese al nombre de How To, hasta que realizaron ‘The Art of Skiing‘, el primero de la serie que nos ocupa, y en la que se veía a Goofy enseñándonos consejos sobre qué hacer para esquiar. El cortometraje fue un éxito y arrancó la serie de la que estamos hablando aquí. Sin embargo, la idea de las entradas de blogdecine surgió más por la recuperación que de los Goofy How To realizó Disney en 2007, justo después de la incorporación de John Lasseter como jefazo de animación en Disney. El cortometraje en cuestión es ‘How To Hook Up Your Home Theater’, y se trataba de recuperar el Goofy que conocíamos, homenajeando uno de los antiguos trabajo de la serie ‘How to Play Football‘. Además, el cortometraje tuvo su merecido reconocimiento. ¿Qué quiero decir con esto último? Que es muy probable, no sólo que dentro de poco, haya una siguiente entrega de Goofy enseñándonos qué no hacer sobre una actividad de la vida, sino que ha dado pie a revisar muchos de esos trabajos que sí se conocían, pero que no se han valorado en su justa medida, incluido el propio Goofy como clásico de la animación. Hecha la introducción, mejor pasemos a las películas, que es lo que de verdad interesa.

  • Goofy y la serie How To (I): Puede que no tenga el nombre de Mickey o Donald, pero sin duda, Goofy, es todo un clásico en el universo de Disney. Poco vamos a comentar sobre su figura, ante las discusiones sobre qué animal se trata, se puede confirmar que es un perro, o de su grito ya inmortal, ese “Ah-hoo-hoo-hoo-hooey” que a todos nos viene a la mente. Lo que vamos a hacer en esta ocasión, aprovechando el reciente estreno de su último trabajo ‘How To Hook Up Your Home Theater’ junto a la película ‘La búsqueda: El diario secreto’ (en la versión para el mercado americano, como me recuerdan en los comentarios), es mostrar toda la serie de cortometrajes que bajo el título de ‘How To’ y sus premisas tuvieron a Goofy como protagonista, y por lo que es muy conocido, convertidos a día de hoy en clásicos, y que forman parte de un proyecto cuyos últimos trabajos son de 1961 y 1965.

    En esa serie de cortometrajes lo que se hacía era poner a Goofy como ejemplo para mostrarnos como practicar ciertos deportes o como aprender a desempeñar ciertos trabajos o habilidades. Así, cuando John Lasseter y Ed Catmull se hicieron cargo de la dirección del departamento de animación de Disney, tenían claro dos cosas: volver a realizar películas en 2D y retomar la realización de cortometrajes que tenía abandonado el estudio. Por ese motivo, pidieron ver las ideas y proyectos que tenían en marcha. El primer trabajo que les presentaron fue una actualización de los viejos clásicos de Goofy y sus ‘How To’, y de las obras dirigidas por Jack Kinney y animadas por John Sibley. Aprovechando la nostalgia de aquellos trabajos de la década de los 40 y 50, y el mundo de la tecnología actual, los directores de este corto, Kevin Deters y Stevie Wermers-Skelton (la primera mujer que dirige una obra de Disney en los 80 años de vida del estudio), querían poner a Goofy ante situaciones complicadas y ver cómo reaccionaría instalando un enorme Home Theater en su casa, respetando los cánones de los viejos dibujos animados del estudio (se puede ver el campo lleno de ‘How to Play Football’, trabajo realizado en 1944). Además cumplirían con otras premisas de estos viejos trabajos: la voz de un narrador en off comentando la acción, los gags típicos en los que se veía siempre involucrado Goofy, y una duración que debería andar entre los seis minutos y medio y los ocho minutos. El proyecto fue aprobado y utilizado para practicar técnicas que luego se están empleando en el largometraje de ‘La princesa y la rana’… (continuación en blogdecine).

  • Goofy y la serie How To (II): Si en los primeros trabajos de la serie How To, Goofy iba más en la idea de practicar deportes individuales, es en los trabajos posteriores al béisbol (obra que os pusimos en la anterior entrada), cuando ya le vemos practicando deportes colectivos, haciendo aparición los conjuntos formados en todos sus componentes por Goofys.

    La otra diferencia la marca que en estos trabajos ya no es solo el gran Jack Kinney quien dirige, sino que va realizando también estos trabajos Jack Hannah, que se convertiría en el realizador de los siguientes trabajos de Goofy en los años 50.

    Se continúa con la norma de poner en todos los How To una voz de narrador en off, que cuente lo que está haciendo Goofy. La razón para que esto sea así, viene motivado porque la que era la voz original de Goofy, el payaso Pinto Colvig, se enfadó con Walt Disney y decidió no volver a trabajar poniendo la voz. Dado que en Disney, para la serie How To que querían crear, se quedaron sin voz para Goofy, decidieron que no hablase, y que la voz del narrador hiciese hincapié en las anécdotas más divertidas y en la típica torpeza del personaje (dato que se nos escapó en la anterior entrada)… (continuación en blogdecine).

  • Goofy y la serie How To (III): En principio, y dado que era difícil valorar hasta que fecha los cortometrajes de la serie Goofy entraban a formar parte de la serie How To, os dijimos que los últimos trabajos en formar parte de este proyecto de Disney son de 1961 y 1965. Si somos estrictos, el último que se puede considerar como How To, corresponde a 1953, ‘How To Sleep’, justo en el año en el que se consideró aparcar por primera vez a Goofy como personaje en Disney. Los cortometrajes de 1961 y 1965, fueron dos intentos separados de recuperar el personaje como único protagonista (pero hasta ese año aún hubo tiempo de valorar varias de sus obras).

    A las obras de los años 50, a las que corresponde la mayoría de los cortometrajes que os traemos, se las conoce popularmente como el periodo de “Goofy the Everyman”, porque nunca se refieren en ellas por Goofy a secas. Los cortometrajes de los años 50 se caracterizan todos por tener la intro “Walt Disney presents Goofy” antes del título de la película, y porque en los diálogos a Goofy le llaman “George Geef”, una especie de alter ego que se repetiría en varios trabajos, como por ejemplo ‘How To Ride a Horse’, ‘Motor Mania’ o ‘Home Made Home’… (continuación en blogdecine).

  • Goofy y la serie How To (y IV): Toda la idea de esta serie de entradas empezó con la recuperación a cargo de Disney de la figura de Goofy en ‘How To Hook Up Your Home Theater’, recuperando los planteamientos y las bases de los cortometrajes que hicieron famoso a Goofy como ente separado de Mickey (con el que empezaremos aprovechando su 80 cumpleaños una nueva serie de entradas, pero eso para más adelante). Y curiosamente, es con ese último cortometraje, con el que termina (en teoría, que habría para un último acercamiento con más trabajos de Goofy), la serie completa del Goofy How To, o lo que con un criterio muy libre hemos metido en esta división… (continuación en blogdecine).

Quantum of Solace, bajo el peso de Bourne

[Ya vista la nueva entrega de James Bond, ésta fue mi reflexión sobre lo que me pareció Quantum of Solace, aunque mi nivel de exigencia me sople al oído que no he estado demasiado inspirado con ella… Mi otro yo, que me no me permite ni un descuido ni bajar el nivel.]

“Creo que estás tan cegado por una rabia incontenible que no te importa a quién haces daño. Cuando no distingues entre amigos y enemigos, es hora de dejarlo”, M a Bond.

El consejo es acercarse a ver ‘Quantum of Solace’ habiendo revisado con anterioridad ‘Casino Royale’, por un simple motivo: donde acababa ‘Casino Royale’, empieza justo ‘Quantum of Solace’, cuando encuentra a Mr. White para que le explique todo. Y este consejo encierra en verdad una trampa, que la estocada que suponía la primera aparición de Daniel Craig como James Bond, se desinfla en la nueva aventura, quedándose sólo en una media tendida.

Y pese a esto, al menos nos queda una gran Judi Dench, lo mejor con diferencia, en una presencia más amplia a lo que solía ser la norma en las apariciones de M, cosa que se agradece e imagino se trata de un obsequio de Paul Harris Haggis, como premio a lo que representa. Por eso me apropio de lo que ha comentado Barbara Broccoli sobre el papel de Judi Dench (M) en la saga:

“Ella es nuestro guía. Es la guía de la película en lo que se refiere al personaje. Es la única figura con autoridad en la vida de Bond. Creo que los conflictos morales entre los dos son muy interesantes, y pienso que ella es una actriz fenomenal, que como mujer en la vida real tiene muchísima autoridad sin tener que dar un puñetazo en la mesa. Dench tuvo una gran química con Pierce Brosnan en sus películas, y también la tiene con Daniel Craig. Ella es nuestro guía. ¡La auténtica Chica Bond!. Es la que hace que todo continue, y no quiero que se vaya. Ella sigue amenazando con irse, ¡pero no pienso dejarla!”

… (continuación en blogdecine)

Las fuentes de Presto, el cortometraje de Pixar

[Hablamos de Presto y de Burn-E, también de Wall-E leímos otras opiniones, y aprovechando que se puede ver en Internet el nuevo cortometraje de Pixar (una opción aquí y otra aquí), recupero no sólo la reflexión que le dediqué a Presto, el otro cortometraje que acompaña a Wall-E, sino dónde se inspiró Doug Sweetland para realizar su película. Para que luego digan que la innovación no se realiza mirando al pasado y que no hay inspiración en los clásicos.]

Nos habían puesto los dientes largos con una preview de 30 segundos que Pixar ofreció en Internet de su cortometraje ‘Presto’, el mismo que podremos ver delante de ‘Wall-E’, cuando la película se estrene en nuestras pantallas el 6 de agosto. Ya la han estrenado en USA, cierto, pero si nos referimos al cortometraje en sí, algunos afortunados pudieron verlo en el Festival de Annecy, tanto ‘Presto’ como ‘Glago’s Guest’ (ya hablaremos de este último trabajo con más detenimiento en otra entrada, pero será el trabajo que acompañará a ‘Bolt’ en su estreno (nota: finalmente no será así), primer corto de Disney realizado en 3D, por cierto).

Centrándonos en ‘Presto’, y en las desventuras y los problemas de ego entre un mago y el conejo que le acompaña en su espectáculo, se confirma que Pixar, y en concreto como quería hacer su director Doug Sweetland, ha realizado un cortometraje lleno de guiños y homenaje al cine de animación clásico de Hollywood, como son la propia Disney (a quien hacen un homenaje en los títulos de crédito iniciales), United Productions of America (UPA), Chuck Jones o Tex Avery. En concreto, se han basado para la preparación de ‘Presto’ en obras como ‘Case of the Missing Hare’ (con Bugs Bunny de protagonista), ‘Magic Fluke’ y ‘Magical Maestro’, cortometrajes que trataban el tema de la magia y la lucha de egos de sus protagonistas... (continuación en blogdecine).

Wall-E, poesía cinematográfica

[Continúo mirándome el ombligo, rebuscando otra de las reflexiones de películas que he escrito y que más me han gustado. Ahora que viene en camino el DVD de Wall-E, 6 de diciembre, quiero recordar lo que comenté de este Chaplin y Keaton moderno. Eso, y recuperar su homenaje a Hello, Dolly y los excelentes títulos de crédito finales.]

A veces uno no puede remediar el ser un cotilla, y más en las previas de los pases de prensa, donde te puedes enterar de cosas muy interesantes. Una de esas conversaciones iba dirigida sobre las películas de Pixar (pase de ‘Kung Fu Panda’), donde alguien explicaba que aquel que es capaz de hacer una película partiendo de algo tan sencillo como el mito del monstruo que se esconde detrás del armario, y producir un regalo como ‘Monsters SA’, se merece todo el respeto del mundo y la entrega total ante cualquier producto que realice. Ese comentario lo suscribo no sólo con aquella película, sino también con ‘Buscando a Nemo’, y el miedo del padre a dejar volar a sus hijos, o sobre lo que pasaría en la Tierra si las personas no la respetásemos, como ‘Wall-E’.

A partir de ahí, Pixar se dedica a hacer un guión, tan sumamente bueno, que la idea inicial se convierte en un puzzle en el que van encajando las piezas con maestría, para culminar una obra de arte. Bien sea en poesía, en cine, o en lo que vosotros queráis, ‘Wall-E’ es una crítica a las decisiones que en términos de respeto al medio ambiente vamos tomando los humanos, pero también es una historia de amor entre dos robots que transmiten sus emociones mucho mejor que cualquier actor de éxito de los que tantos seguidores tienen, sin hablar y tan solo con su mirada. Es un homenaje al cine, y en especial a Charles Chaplin y su Charlot, con el que Wall-E tiene infinidad de similitudes en cuanto a personalidad y sentimientos. Y esa es la virtud de la obra de Andrew Stanton, su director, que según te vas metiendo en la historia y avanzando con ella, no solo buscas los homenajes que se van realizando a otras muchas películas, sino que empiezas a compararla con grandes obras de la historia del cine… (continuación en blogdecine).

En el valle de Elah, la irak americana

[A veces, y pienso que eso no dice mucho de mí, necesito releerme y mirarme al ombligo para pesar mi ego. Así que continuando con mis reflexiones de cine, las que me han gustado, una que le dedique a una de las mejores películas que se rodaron el año pasado, y que fue injustamente olvidada: En el valle de Elah.]

Tengo la certeza que con el tiempo cada uno va escogiendo el tipo de películas que quiere ver. Habrá gente que decida que el cine es un vehículo de entretenimiento. Otros, sin embargo, se embarcarán en el camino complicado, siempre desde el punto de vista del espectador que a la postre es quien decide qué película ver. Con el paso de los años y las cosas que me han ido sucediendo en la vida, yo he escogido el camino complicado, aquel que implica ver una película con el cerebro encendido. Necesito una exigencia, algo que me implique con la película y luego me haga reflexionar con lo que he visto. Todo eso me lo da ‘En el valle de Elah’, justo a los 15 meses de haber nacido mi hija. Sin este detalle, creo que nunca hubiera llegado a comprender la desesperación de un padre al no saber donde está su hijo, caminando junto a él en un viaje donde todo aquello que habíamos ido labrando se va desmoronando, incluidas las convicciones. Ahora lo entiendo y lo sufro. Y es francamente duro. Por eso el puñetazo en el estómago que ha supuesto para mí ‘En el valle de Elah’.

Otra certeza que tengo con respecto a esta película, es que sé que va a tener más éxito en Europa que en Estados Unidos. Que aquí al crítica la va a tratar como se merece, escuchando el mensaje, reflexionando con ella. Paul Haggis plantea su visión de Irak desde donde más duele. Desde dentro. Desde dos puntos de vistas, el que se ve, ese ejército americano antiguo representado en Tommy Lee Jones, que cree en la defensa de los viejos valores que han hecho grande a su ejército, y la que no se ve y vamos aprendiendo durante su viaje, la del hijo recién llegado de Irak, que no soporta lo que ha visto y no comprenden qué hacen allí, buscando una salida a su conflicto interior. Y por mucho que la película desemboque en una investigación policial, la misma donde entra en juego el personaje de Charlize Theron, que se une al viaje emprendido por Hank Deerfield (Tommy Lee Jones), el poso y la fuerza de la película se encuentra en demostrar la falsedad de una guerra enmascarada, y la pérdida no sólo de unos ideales, sino de algo tan duro como es un vástago (que es lo que suelen tener las desapariciones)… (continuación en blogdecine).